Hoy, 25 de octubre, se ha celebrado una gran manifestación en Madrid. Las reivindicaciones, desgraciadamente, han sido las de siempre: la defensa de nuestros servicios públicos, universales y de calidad, protegidos de las manos privadas que buscan sacar partido y beneficio de nuestras necesidades.

Transporte abarrotado con trabajadoras que se trasladan de sus barrios (confinados) hacia sus centros de trabajo en los que no parece necesario mantener la norma de no más de 6 personas juntas.

Centros de atención primaria desabastecidos de lo necesario.

Hospitales que comienzan a colapsarse de nuevo ante la impasible retahíla de cifras que cada día nos regalan los medios de comunicación.

Políticos que destinan horas a discutir en los parlamentos, tirándose los trastos a la cabeza mientras nuestros mayores siguen en residencias, desasistidos y solos, nuestros escolares asisten a clases con ventanas abiertas o frente a ordenadores si los tienen y nosotros engrosamos las listas de ERTES y ERES ante un futuro cada día más incierto.

Hoy, de forma responsable, cuidándonos, hemos salido a las calles a gritar una vez más:

#nadaparalaprivada

#soloelpueblosalvaalpueblo

Avatar

Los aplausos nos animan, la sanidad se defiende luchando con acciones